domingo, 9 de febrero de 2014

Sarah Mckerrigan

                                                                                    Serie Las guerreras de Rivenloch                                                                                                                                      1-DEIRDRE:                                                                                                                                               Deirdre de Rivenloch no teme a los hombres y no se deja amedrentar por asedios o amenazas. Sin embargo, cuando se ve obligada a casarse con sir Pagan Cameliard, descubre en él a un marido que transforma su resistencia en pasión y su rabia en una ducle entrega. Sir Pagan se ha prometido así mismo que conseguriá vencer a su batalladora esposa en los duelos matutinos que disputan y hacer que caiga rendida en su brazos cada noche. Está decidido a conquistar el corazón de Deirdre incluso si para lograrlo tiene que entregarle el suyo.llevar

2 comentarios:

sexfight2 dijo...

Acabo de leer el libro, después de que lo comprase mi mujer; ella me lo recomendó. La novela romántica no es mi genero favorito pero me va el tema histórico y me mola bastante el tema de las mujeres guerreras (y mi esposa es muy guerrera también, y no en el sentido figurado). En las regiones fronterizas no es tan raro que las hijas de la aristocracia fuesen tan guerreras como sus hombres y defendieran los castillos. Tampoco eran exageradamente pudorosos, de manera que bañarse desnudas en el primer capítulo a sabiendas de que las están espiando no es algo tan inverosímil.
Eso si, en el siglo XII no existía contacto alguno entre Europa y Japón, de manera que la hermana pequeña no podía tener una colección de armas japonesas como sais, tonfas, nunchakos o shurkiens. tampoco se entiende que pinta por allí una anciana sirvienta china, Su Ling, que no debe ser muy lista porque se nos da a entender que lleva viviendo allí la tira de años pero todavía no habla bien el idioma local.
El cortejo mutuo entre Deidre y Pagan está bien graduado: matrimonio involuntario + mucho orgullo por ambas partes + ambos están calientes como fieras en celo + buenos modales a prueba de bomba.... y por otra parte, tampoco se prolonga el juego excesivamente, porque aunque en la novela transcurran muchas páginas, dentro de la acción solo pasan unos pocos días desde que se conocen hasta que llegamos al capítulo 22, no apto para remilgadas.
Me han divertido las alusiones al acero toledano como armamento superior, pero la escena en que los normandos creen que los caballeros del castillo atacan a Deidre (en realidad, están entrenando) y los derrotan con humillante facilidad, me ha parecido exagerada e inverosímil.
Admito que las escenas eróticas combinadas con la violencia y el desafió físico me han excitado bastante. Ha sido como volver a los tiempos de mi noviazgo, cuando mi mujer y yo salíamos corriendo del tatami para montarnos nuestro propio entrenamiento en privado ;-) pero a ella no le ha gustado que Pagan tuviese ventaja tan clara sobre Deidre en los enfrentamientos físicos. Cree que es un poco machista que no solo Pagan sino todos sus caballeros lo tengan tan fácil para derrotarla. Si de verdad ella es tan fuerte, tan diestra y entrenada, vale que Pagan la pueda derrotar al ser un tío tan recio, alto, diestro y viril, con mucha mas experiencia que ella, pero ¿el resto de sus hombres son todos unos super guerreros también?
Si algún día hacen una película o un telefilme, deberían basarse en la primera novela mezclándola con la segunda, con la subtrama paralela de Helena y Collin, pero la subtrama de Muriel, Su Ling, las armas japonesas y el bandido "La sombra" (que se desarrollan en la tercera novela) no pinta nada, excepto cuando...

OJO: spoilers:

...cuando entra en escena ¡un ninja! (si, un ninja) para destruir el fundibulo o catapulta de los sitiadores ingleses, al final de la novela. pero eso se podría resolver de otras maneras.
En resumen, me ha gustado el libro aunque por su culpa mi esposa se ha 'picado' y se empeña en demostrarme que ella, con sus dos cinturones negros en Judo y Aikido, podría ser Deidre pero yo, con mi cinturón marrón de judo, no tengo nada que hacer como Pagan.

jesicasol1 dijo...

Primero debo decir que amé tu súper comentario y me emociona ver hombres leyendo éste género porque la mayoría lo descarta enseguida, en cuanto a tus críticas( son haber leído el libro ) diría es ficción todo es posible, pero hace unos días vi un documental de vikingos y en sus tumbas que datan de la época del libro o anterior encontraron "estatuillas de budas" como resultado de sus viajes e intercambios, no sería posible las armas asiáticas y esclavas asiáticas??, en cuanto al tema de los cinturones negros de tu esposa felicitaciones a ella y a ti te digo ponle más ganas y entrena más 😉. Saludos

QUIZAS TE INTERESE ESTO...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...">